Zahorra hormigón

¿Para qué se usan los áridos reciclados?

Los áridos -roca, gravas o arena- son un bien no renovable, el segundo recurso natural más consumido por la humanidad después del agua: un material esencial en cualquier tipo de proyecto de construcción. Por suerte, reducir la extracción de áridos naturales y su impacto sobre el medio ambiente es posible gracias al uso de áridos reciclados procedentes de residuos de construcción y demolición (RCD). 

Estos residuos son los más abundantes de la Unión Europea, y suponen el 30% del flujo total de residuos. Pero un 80% de los RCD son materiales inertes de origen pétreo, como hormigones y materiales cerámicos, con condiciones ideales para su reciclaje y reutilización. Tras un tratamiento adecuado, estos residuos pueden convertirse en áridos reciclados de alta calidad, un recurso valioso y sostenible.

Los áridos reciclados están sometidos a las mismas especificaciones técnicas y controles de calidad que los áridos naturales procedentes de canteras y graveras. Por eso permiten sustituirlos en multitud de aplicaciones, sin que ello suponga rebajar el nivel de calidad de las obras o proyectos.

Algunos ejemplos de los usos no ligados de los áridos reciclados son:

  • Construcción: las zahorras y gravas recicladas procedentes de hormigón o de materiales cerámicos pueden utilizarse para rellenos estructurales o terraplenes, accesos provisionales a obras…
  • Calles y carreteras: los áridos reciclados se emplean como capas estructurales de firme de carreteras, calles o vías ciclistas, cumpliendo con las condiciones técnicas del Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Obras de Carreteras y Puentes, P.G-3.
  • Caminos rurales: los suelos reciclados, procedentes del precribado de RCD, así como las zahorras y gravas recicladas, pueden utilizarse en la construcción o la reparación de caminos rurales y pistas forestales y son igual de duraderos que los procedentes de canteras y graveras.
  • Infraestructuras: por ejemplo, para obras de canalizaciones de agua o elaborar capas drenantes en vertederos.
  • Usos municipales: los áridos reciclados pueden sustituir a los áridos naturales en todo tipo de usos municipales, desde la jardinería a los sistemas urbanos de drenaje sostenible (SUDS). 

Existen infinidad de experiencias que muestran la idoneidad de su uso en todo tipo de obras, tanto en España como fuera de nuestras fronteras: por ejemplo, el Catálogo de Obra Pública Sostenible en Castilla y León recoge 25 ejemplos concretos, con sus resultados y beneficios obtenidos. 

Áridos reciclados utilizados en las obras de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas (Madrid)
Accesos a la T4 del aeropuerto de Barajas, una obra en la que se utilizaron áridos reciclados de TecRec

Y las administraciones públicas, centros de investigación y el sector han elaborado diversas guías técnicas para la utilización de áridos reciclados, como la publicada recientemente por AGESMA-RCD para la Comunidad de Madrid.

Cuando los residuos de construcción y demolición no se reciclan ni reutilizan, se envían a un vertedero, desperdiciando valiosos recursos naturales. El 54% de los residuos generados en las obras no se reciclan, de acuerdo al informe Economía circular en la edificación, elaborado por Green Building Council España (GBCe). Por eso, el uso de áridos reciclados es fundamental para impulsar la economía circular en la construcción y avanzar hacia una sociedad más sostenible. Es importante que estos materiales secundarios tengan una garantía de calidad y se produzcan de forma local y sostenible, reduciendo el impacto ambiental y el coste del transporte. 

En TecRec disponemos de una línea completa de áridos reciclados de alta calidad, con marcado CE y sello de calidad de AGESMA certificado por Applus+, fabricados en nuestra planta de reciclaje de la Comunidad de Madrid. Si está interesado en el uso de estos materiales sostenibles en sus proyectos, no dude en ponerse en contacto sin compromiso. 

Comparte esta noticia