Cinta de clasificación de RCD

Transformando residuos en recursos: tipos de áridos reciclados

En el sector de la construcción, el impulso de la sostenibilidad y la economía circular está tomando un papel protagonista. A medida que nos esforzamos por reducir la huella ecológica de los proyectos de construcción, desde un edificio de viviendas hasta la renovación del pavimento de las calles, es necesario cambiar el modo tradicional de hacer las cosas. Entre los muchos avances de los últimos años, el uso de áridos reciclados destaca como una solución respetuosa con el medio ambiente que permite además cerrar el círculo de los residuos de construcción y demolición.

En este artículo vamos a explorar más a fondo los diversos tipos de áridos reciclados y cómo están moldeando el futuro de la construcción sostenible.

Una nueva vida para los residuos de construcción y demolición (RCD)

Los áridos reciclados son un tesoro oculto en los montones de residuos de construcción y demolición (RCD) que se generan en nuestras ciudades. Aunque los RCD suponen el mayor flujo de residuos (por volumen) de la Unión Europea, el 80% son materiales inertes de origen pétreo, como hormigones y materiales cerámicos, idóneos para tener una nueva vida como áridos reciclados.

Existen diversos tipos de áridos reciclados con multitud de aplicaciones para una construcción sostenible, como esta grava reciclada de hormigón.
Grava reciclada de hormigón producida por TecRec

Evitar el vertido de los RCD en vertedero, para reducir el derroche de recursos naturales y cumplir los objetivos de reciclaje a escala europea y española, pasa necesariamente por impulsar la reutilización y el uso de áridos reciclados. 

Una ventaja añadida de los áridos reciclados es su capacidad de reemplazar la necesidad de áridos naturales -roca, gravas o arenas-, un recurso no renovable cuyo uso no para de crecer: son el segundo recurso natural más consumido del planeta, solo superado por el agua.

Tipos de áridos reciclados

Los materiales de construcción son muchos y muy variados, aunque algunas de sus características son comunes, como la durabilidad o la necesidad de cumplir unos estándares y requisitos mínimos de calidad. Los áridos reciclados no son una excepción a esta regla. Entre los tipos más comunes se encuentran:

  • Suelos reciclados procedentes de cribado: Estos áridos reciclados se generan a través de un proceso de cribado meticuloso, que separa los materiales más finos de entre los residuos de construcción y demolición, como pueden ser las arenas procedentes de excavaciones.
  • Zahorras recicladas: las zahorras recicladas son un ejemplo notable del potencial circular de los RCD. Fabricadas a partir de la trituración de hormigón o de hormigón y material cerámico (en el caso de las zahorras mixtas), estas zahorras pueden emplearse en multitud de aplicaciones. Desde bases y subbases de calles y carreteras, hasta la coronación de terraplenes, drenajes o caminos.
  • Gravas recicladas: fabricadas mediante un proceso de trituración cuidadosamente controlado, estas gravas se utilizan en aplicaciones como rellenos drenantes en soleras, zanjas y trasdos de muros.

La importancia de la calidad

Para que los técnicos puedan conocer de forma más precisa el comportamiento y las características de los materiales de construcción empleados en sus proyectos, es esencial que su calidad esté garantizada y que cumplan la normativa o las especificaciones técnicas oportunas. 

Suelo adecuado procedente del precribado de residuos de construcción y demolición
Suelo adecuado producido a partir del precribado de RCD, un material reciclado de alta calidad.

En el caso de los áridos reciclados, esto es especialmente vital: la falta de confianza en la calidad de los materiales secundarios ha sido señalada como una de las principales barreras para la reducción de los residuos de construcción y el impulso de la economía circular. Sin embargo, los áridos reciclados y los áridos naturales deben cumplir las mismas normas técnicas en función de su uso, algo que los fabricantes pueden respaldar con sellos y certificados de calidad.

En TecRec, la calidad es primordial. En nuestra planta de reciclaje de RCD del área metropolitana de Madrid fabricamos materiales triturados (zahorras y gravas recicladas) que cuentan con el sello de calidad marcado CE, mientras que los precribados (suelos adecuados y tolerables) están certificados por Applus+ con el sello de calidad de AGESMA. 

Si quiere saber más sobre cómo puede utilizar estos materiales reciclados de calidad, le invitamos a contactarnos sin compromiso para explorar las opciones disponibles y hacer más sostenibles sus proyectos de construcción. 

Comparte esta noticia