DCIM100MEDIADJI_0076.JPG

La base de una construcción circular: 5 beneficios clave de los áridos reciclados

En cualquier obra, desde la reforma más pequeña hasta los grandes proyectos de infraestructuras, se generan residuos que deben ser tratados y gestionados para evitar un impacto sobre el medio ambiente. No es un tema menor: aunque el debate público sobre los residuos suele centrarse en la basura doméstica o los envases plásticos, lo cierto es que los residuos de construcción y demolición (RCD) son por volumen los más abundantes de la Unión Europea.

La buena noticia es que la inmensa mayoría de esos residuos son idóneos para transformarse en recursos valiosos y sostenibles, que pueden utilizarse de nuevo en proyectos de construcción: son los llamados áridos reciclados. Estos materiales secundarios se producen en plantas especializadas o incluso en instalaciones móviles, tras someter a los RCD -que en su mayor parte son materiales inertes, como restos de ladrillo o de hormigón- a un cuidadoso proceso de clasificación, limpieza, cribado y trituración.

En general, los áridos reciclados suponen importantes beneficios ambientales y de eficiencia respecto al uso de áridos procedentes de canteras o graveras, y están sometidos a las mismas especificaciones técnicas y controles de calidad. 

Artículo completo en el Espacio Abierto del Green Building Council España (GBCe)

Comparte esta noticia